miércoles, 8 de febrero de 2012

Una salida para los yonkis del correr: Proyecto Runner

Antonio Mas Candela en éxtasis
Esta mañana asistimos a la presentación de la Fundación Proyecto Runner. En rueda de prensa, su director, Alberto Feliz Vida explicaba que "Proyecto Runner nace en España con la difícil misión de acabar con una lacra social de nueva evolución como es la adicción en auge del running o de correr, en castellano. Proyecto Runner es una Asociación dedicada a la prevención, tratamiento y rehabilitación de runnerdependencias. El método de Proyecto Runner consiste en identificar el problema existencial que indice a la persona a la adicción y trabajarlo desde un marco terapéutico-educativo para lograr que recupere su autonomía, su sentido de la responsabilidad y su capacidad para tomar decisiones y volver a ser un miembro activo de la sociedad".
El rápido auge del running o de correr, en castellano, está ocasionando graves problemas en nuestra sociedad con familias y parejas rotas por sus efectos desmedidos. La pérdida exagerada de peso, la obsesión por sumar kilómetros, la nula vida social, el abandono de las más básicas labores maritales o familiares, ausencias prolongadas del hogar todos los domingos, negación a la cañita con tapa, ingesta indiscriminada de pasta con aceite de oliva, la medición compulsiva de distancias y tiempos, son algunos de los síntomas de esta nueva adicción.
Antonio Mas Candela se define como un yonki del correr, un runnerdependiente, y es consciente de su adicción, él nos explica: "no puedo dejar de pensar en correr, la gente no entiende la sensación de libertad, el abandono de preocupaciones, el gozo, el éxtasis provocado por las endorfinas corriendo por mis venas, la adrenalina de la competición. Todo empezó cuando me quedé en paro y comencé a correr alentado por un amigo, ahora no puedo dejarlo. Soy consciente de mi adicción y del dolor que provoco a mi familia, todas las noches me acuesto pensando que nunca más lo haré pero al levantarme la mañana siguiente, lo necesito y no soy capaz de controlarme entonces salgo a correr diciéndome a mí mismo que será la última vez". Su mujer, Pura, nos cuenta, entre sollozos, que no sabe como ayudar a su marido y pide al gobierno que prohiba las carreras populares dominicales que le roban de la presencia de su pareja. Ella ha acudido a Proyecto Runner en busca de ayuda y espera que sean capaces de devolver al hombre del que se enamoró "con su barriga cervecera, con el que compartía las noches comiendo patatas fritas mientras veíamos la televisión y, sobre todo, los actos sexuales de los sábados. Correr me ha privado de todo eso, el running se está llevando a mi marido".
Según Alberto Feliz Vida "lo principal es identificar el problema, detectarlo. Acto seguido no alarmarse y actuar con calma. Dialogar, hacer entender al runnerdependiente lo que pensamos, decirle lo que está haciendo sin ofenderle, sino mostrándole nuestra preocupación. Nunca darle dinero si pensamos que lo utilizará para comprar ropa deportiva. No esperar que el problema se haga más grande para acudir a nuestros centros de Proyecto Runner".
Runner con el "mono"
La adicción al running suele venir acompañada de otras adicciones relacionadas como el consumo compulsivo de plátanos, bebidas isotónicas, ungüentos antinflamatorios y conductas alejadas del sentido común como por ejemplo tomar baños helados, madrugones dominicales o la utilización de zapatillas de correr para usos injustificables como andar por casa. Son síntomas que pueden ayudar a sus allegados a reconocer la adicción.
El síndrome de abstinencia o más conocido como "mono" provocado por el running o correr, en castellano, es muy severo, con síndromes de culpabilidad por el abandono de la actividad física, nerviosismo extremo, irritabilidad, movimientos reflejos e incontrolables en los pies. "El efecto de la secreción de endorfinas en el organismo es devastador, intentamos que el cuerpo no note el cambio suministrando otras sustancias menos nocivas con similares efectos eufóricos como pequeñas dosis de Red Bull a los pacientes,  porque como enfermos debemos tratarlos", nos explica el experto y doctor de la fundación: Ernesto Carrera.
Proyecto Runner ha iniciado una guerra a la adicción del running o de correr, en castellano, para la que pide la colaboración de toda la sociedad y en especial de las administraciones públicas para acabar con esta nueva lacra social que inunda nuestros parques y nuestras calles domingo tras domingo.

3 comentarios:

  1. Por favor la primera foto debería estar censurada es una versión famélica del cuñaooooooo... y se podía añadir el chiste de la pandereta no?

    ResponderEliminar
  2. jaja, la extrema delgadez del runner dependiente. Es un efecto secundario nocivo, nocivo.

    ResponderEliminar
  3. Donde habrán quedado las dos salsas del patatus...

    ResponderEliminar