lunes, 23 de abril de 2012

Siempre: la maratón

El Mapoma, la Mapoma, el maratón, la maratón. Esta antigua disputa gramatical ya la indagué en una anterior entrada, pero después de lo visto ayer me reafirmo: la maratón y la Mapoma (Maratón Popular de Madrid). La corrección nos dice que debe ser el maratón, masculino singular, pero el corazón me dice la maratón. Para mí es como una mala mujer, la amas pero a la vez la odias porque te hace sufrir y de qué manera. Así que para mí siempre la maratón, igual para las mujeres el maratón.
El Mapoma (con corrección gramatical) siempre fue para mí una obsesión que fue creciendo en mi interior desde pequeño y el detonante para que, hace más de cinco años,  para que me decidiera a correr con determinación y disciplina. Hubo intentos anteriores pero los extraños trabajos que tenía (muchos viajes, nocturnidad) hacían muy complicado llevar un mínimo de disciplina. Fue el paro el que me ayudó a decidirme, no hay mal que por bien no venga, y empecé muy poquito a poco. Puedo jurar que el primer día corrí solo 5 minutos, y el siguiente 6 y así durante cuatro o cinco días a la semana hasta que llegué a la media hora. Sí es cierto que corría, nada de trotar. Me lo tomé con mucha tranquilidad para así no tener la fácil idea de abandonar o dar pasos atrás, poco a poco pero siempre adelante. A partir de que comencé a correr media hora con soltura mi mente busco retos nuevos y enseguida me acordé de la Mapoma.

domingo, 15 de abril de 2012

Muchas luces en tiempos de pocas luces: I Energizer Night Race

Y yo que lo confundí con la noche de los libros me presenté con las obras completas de Dostoyevski bajo el brazo, pues iba a ser que no, que era una carrera nocturna y de homenaje a los mineros chilenos, peruanos o de cualquier otro país de América del Sur donde tienen la mala costumbre de quedarse atrapados. Que no, más bien un acto promocional de Energizer disfrazado de bien común para el mundo cuyo lema era: Por un mundo más iluminado, ojalá hubiera menos luces físicas y más mentales, pensaba yo.
Sábado tarde y llevaba un día un tanto absurdo, demasiada tele en los últimos días y conclusiones pesimistas y dolorosas: este país va a la deriva como el Titanic tras su encuentro con el iceberg y el nivel cultural y de lucha de la sociedad española en general es inferior a menos uno, los fabricantes de vaselina se están enriqueciendo en las últimas fechas a manos llenas. Con todos estos pájaros negros sobre mi cabeza en un sábado raro de lluvias y tormentas a diestro y siniestro quedé con una amiga y un antiguo colega de correrías (atléticas) con ganas de disfrutar del espectáculo de la I Energizer Night Race de Madrid y despoblar mis hordas de cuervos negros por nidos de vitales colibrís.

martes, 3 de abril de 2012

El Hombre del Mazo asegura su presencia en el MAPOMA 2012

Posible apariencia del Hombre del Mazo
Esta misma mañana a través de vía telefónica, el Hombre del Mazo, ha garantizado a nuestra redacción su presencia, una vez más, en la edición de este año del Maratón de Madrid 2012 (MAPOMA). El Hombre del Mazo nos ha manifestado su satisfacción por poder participar en una edición más y es que no se ha perdido ninguna de las anteriores. Ha manifestado que: "agradezco año tras año a la organización que me lo ponga tan fácil, gracias a ese recorrido con los últimos kilómetros en subida tengo diversión asegurada". Y es que es por todos sabido que en esos últimos kilómetros a partir del treinta muchos corredores empiezan a flaquear tanto física como mentalmente y allí suele aparecer el Hombre del Mazo para asestar sus golpes. Este asegura que con la ayuda de su amigo Muro hacen estragos pero prefiere dejarle trabajar primero a su amigo para ya casi en el final propinar el golpe final que haga abandonar de sus aspiraciones de marca a más de uno. "Es en la cuesta que sale de Atocha y que sube hacia la Puerta de Alcalá, Alfonso XII, donde me gusta colocarme y arremeter con fuerza, si alguno consigue sobreponerse aún me queda la subida de O'Donnell justo antes de entrar a El Retiro para volver a golpear. Me llena de gozo y satisfacción ver a aquellos corredores que han ido riendo durante la primera parte de la prueba, sin mostrar el más mínimo respeto al maratón verles arrastrando los pies, pidiendo barra libre de Reflex a los patinadores, con los dientes apretados y el gesto desencajado en los kilómetros finales. Si hay suerte hará calor y entonces será un festín". Además, parece que el hecho de que esta edición del MAPOMA esté dentro del Rock'n'Roll Marathon Series le motiva especialmente: "a ritmo de rock voy a dar más caña que nunca, en cuanto alguien diga que le mola mazo le asesto un truco que lo dejo baldao".