lunes, 7 de mayo de 2012

Con V de Victoria y con G de Gloria

O con V de Vitoria y G de Gazteiz.
Vitoria-Gasteiz 6 de mayo de 2012: Carrera Popular Martín Fiz, anexa al Medio Maratón y, sobre todo, al Maratón, además de contar con carrera para pequeños y maratón en patines. Allí que iba a estar para terminar los retos de esta temporada (cuando ya llegue el calor menos correr, más suave y más bici), en realidad el mismo reto del año pasado y el que he estado durante meses rondando: bajar de los 38 minutos en los 10k. La última intentona en la San Silvestre 2011, donde me quedé a tres cochinos segundos de rebasar la delgada línea roja.
Para correr llano hay que irse de Madrid y a Vitoria-Gasteiz hemos de ir. Semanas antes y, después de unas prometodoras series, hinchazón en el tendón de Aquiles y con mucho cuidado para no empeorar solo cuatro sesiones en dos semanas antes del reto. Dudas: ¿bajará mucho mi forma? ¿Habré cogido algún kilito de lastre? La verdad que en esas últimas sesiones cuando empecé a ir un poco rápido me encontraba con fuerzas pero era notar molestias en el tendón y bajar intensidad. Cremitas, hielo, pie en alto y un par de días antes de la cita aún un poco hinchado. El trabajo estaba hecho desde mucho antes, meses entrenando sin ningún problema físico no se podían ir al traste por dos semanas menos intensas o eso pensaba yo. Utilicé mi tiempo de no entreno en bajar canciones motivantes y me confeccioné dos discos con mucho rock (AC/DC, Van Halen, Iron Maiden), algo de grunge (Nirvana, Pearl Jam, Soundgarden), algún clásico (Vangelis, Rocky) y alguna que otra modernez (LMFAO, The Zombie Kids). Viajaba solo esta vez y necesitaba estar con la moral alta en las tres horas y pico que me esperaban de viaje. Así que atronando y cantando Eye of the Tiger conduciendo bajo chaparrón burgalés me encontraba motivado para el reto.