lunes, 16 de julio de 2012

Amor a las cuestas: la Rompecorazones

La Rompecorazones, para aquel que ande despistado, es la cuesta y la razón de ser de la Carrera del Rock and Roll de San Lorenzo de El Escorial y como amante a las cuestas que soy pues tenía que enfrentarme a ella. Esta es la segunda vez, la primera hace un par de años se me atragantó (lo normal es una indigestión con gastrointeritis severa). Este año iba con el objetivo no de hacer buena marca sino de hacer la cuesta como se merece: corriendo.
La subidita en cuestión, para la organización, es una cuesta de unos 1300 metros con un desnivel medio del 13% y máxima del 25%. Yo discrepo y para mí la cuesta empieza cuando se emboca la calle de la Cañada Nueva y termina donde la organización dice, cerca del sendero que sube al monte Abantos. Para mí es más corta (unos 350 metros menos), pero más dura y digo esto porque la primera parte que transcurre por la calle Santa Rosa es una cuesta como las anteriores y cuando se coge la Cañada Nueva es cuando el desnivel se hace brutal.